lunes, 6 de abril de 2015

Imanes de nevera y otros souvenirs con cactus de Barcelona

De paseo por el mercado de las flores de la Rambla, también conocido como la Rambla de las flores, me he encontrado un detalle muy curioso.

iman con cactus de barcelona

Es el hecho de que todos esos clásicos regalos que solemos encontrar en todos los lugares turísticos, esos clásicos con el nombre del lugar o la ciudad aquí los podemos encontrar con cactus o plantas suculentas incorporados.

Vi imanes de todos los tipos convertidos en improvisados recipientes de plantas. Imanes con forma de cubo, de taza, de vaso de chupito... Todos de pequeño tamaño eso si, que si ya es fácil que normalmente se caigan los imanes voluminosos de las neveras estos seguro que como fueran algo más grandes tendrían todas las papeletas de acabar por los suelos al primer roce.

imanes con plantas

Una idea que me dio que pensar también sobre los imanes, las neveras y los cactus es si también los cactus recogerían radiaciones negativas de las neveras, al igual que ocurre con los ordenadores, aunque luego he visto que parece ser que el problema de las radiaciones serían precisamente los imanes, asique creo que el hecho de poner un imán cactus sería más nocivo que beneficioso al parecer. Pero bueno, no hay ninguna de estas teorías demostradas fehacientemente sobre el tema. Si de todos modos nos preocupan esas radiaciones o ya tenemos la nevera llena de adornos, no eran solo imanes de nevera los que tenían plantas en su interior. El clásico cenicero o los portavelas también han adquirido una nueva funcionalidad como recipientes para plantas.

plantas en ceniceros

Este me pareció muy llamativo, una cartera poco apetecible de meter mano. Que en una ciudad famosa por sus pickpoquets (pickpockets en realidad) resulta divertido. Aunque en la ciudad de los tomaquets no es tanta la alarma de los carteristas como se insinúa. Es muy malo creerse lo que dice la tele a veces.

cartera con cactus

El que si que me dio un poco de pena fue el de las plantas en un pedazo de corcho. Pues si ya tienen poco espacio para desarrollarse en un vaso enano, en un trozo de corcho ya deben de tener que comportarse casi como epifitas, pues tierra tienen casi 0. Y encima con la flor pegada ya roza casi la tortura plantil.

cactus en corchos

Como detalle tenían muchas plantas preparadas para colocar en los puestos. Bandejas enteras de microcactus y suculentas. Lo que denota por un lado que parece ser un souvenir que no les debe de costar apenas nada hacer para los precios a los que venden la tontería, y por otro que deben de vender mucha cantidad para tener directamente las bandejas preparadas en los puestos. Y por arte de magia ninguno de estos cactus tiene flor, detalle que insisto porque mucha gente aún cree que las flores son naturales. Lo que es cierto en algunos casos, pues los cactus también florecen. Pero en las tiendas a la mayoría se les ve incluso el pegote de pegamento descaradamente.

bandejas de cactus

Para el transporte no hay problemas, ya que la idea de ir transportando un cactus no parece muy placentera. Pero al ser tan pequeños no tienen espinas casi, además los meten en una bolsita de plástico con agujeros para que respiren con el logo de "BCN life" que en si es bonito.

BCN life

La otra opción es comprar un recipiente con semillas que germinan al humedecerlo. Este es algo menos cruel y es con plantas que se pueden utilizar en la cocina, por lo tanto de comprar uno de los detalles con plantas me decantaría por este. Pues es el que puede resultar más útil como detalle. Y además no es de esos recuerdos que se quedan en las casas años y años, pues después del primer uso ya...

grow pot

En fin, no deja de ser un detalle curioso como souvenir de una ciudad, pero bueno, también lo podemos hacer en casa reciclando algún objeto con una planta. O tomarnos un café para llevar en cualquier cafetería clásica de Barcelona que tenga vasos bonitos y pedirles a ver si nos dejan otro para montarnos nuestra propia versión de recuerdo vivo de Barcelona. Que además los vasos de café para llevar son algo más grandes que estos. Hacer nuestro propio regalo es una buena idea, porque el DIY también está muy de moda, y ya no resultan regalos cutres, sino cosas creativas.
En definitiva, el hecho de regalar plantas es un acto muy bonito, y más si es con idea de que puedan perdurar en el tiempo para que le duren muchos años a la persona a la que se las regalamos. Por lo que aunque estos pequeños imanes, tazas y ceniceros con plantas resulten llamativos debemos tener en cuenta las condiciones en las que se encuentran y que su mantenimiento es difícil por el poco espacio.


Enlaces de Naturalenda