viernes, 27 de marzo de 2015

Teatro del Bosque en Móstoles

El teatro del Bosque es un teatro mostoleño que si bien podría ser como cualquier otro teatro con un nombre si más, en este caso tiene una entrada que si hace referencia a su nombre.  Con una entrada presidida con 2 gatos de césped y un montón de torres con plantas nos da la bienvenida este teatro.

gato de cesped

El teatro se encuentra en la avenida de Portugal con la calle Juan de Ocaña, muy cerca del parque de Liana, bueno, más bien se podría decir enfrente, pues ambos lugares tienen acceso en la misma glorieta.
Este jardín exterior fue diseñado por Javier Mariscal, que con un cierto artificio a logrado darle al espacio una identidad. Sabiendo mezclar bien la ficción del mundo teatral con un cierto toque natural, aunque un poco descuidado en los detalles técnicos.

teatro del bosque en mostoles

Dentro de todo el artificio destacan los caminos exteriores por el teatro, que asemejan a los pasajes de cuento, aunque le faltan las típicas setas rojas para ser más de cuento, pero aún así es curioso deambular por ellos. Y más teniendo en cuenta que si miramos al fondo nos encontramos todo construcciones de ladrillo.

pasaje entre montañas de cesped

Los árboles del bosque están simbolizados con varias torres con jardineras que aún no siendo jardines verticales en su pura acepción, a cualquier persona que se le pregunte por la zona dirá que si, que son jardines verticales.

estructuras vegetales

Lo curioso es que no hay un solo modelo de torre vegetal, sino que parece que Mariscal decidió experimentar con varias soluciones y entremezclar unas con otras. Asi nos encontramos torres circulares, cuadradas, cuadradas con malla exterior...

torres jardin vegetal

Lo malo es que todo el esplendor que pueden tener las torres desde una cierta distancia lo pierden en la cercanía, pues todo el detalle de la chapa está poco cuidado y se ven enseguida todos los fallos de soldadura y demás al acercarse. Es quizás un jardín más pensado para contemplar a lo lejos. 

las jardineras

Y aquí otra donde se ven los perfiles de sujeción y la estructura central de hormigón armado. Las tripas del ser al descubierto.

estructura del jardin vertical

Algo que si que parecen no logran en ningún jardín vertical es la perdida de agua, y en este caso no fue diferente. Debajo de cada una de las torres había un gran charco, que iba directo a la alcantarilla. Quizás sería buena idea poner un poco más de césped por esta zona, así toda esa perdida se aprovecharía un poco y no se vería tanto el hormigón.

humedad en los jardines verticales

Y para terminar la otra esfinge-gato de la puerta. Ambos gatos presiden la entrada como si fueran los leones del congreso, aunque en este caso dan ganas de tumbarse encima de ellos. Cosa que por otro lado no es cómoda, pues es casi todo armazón más que tierra, asique mejor no probar. Y también por que nos puede caer una bronca, osea que a tumbarse al parque de Liana.

gato esfinge


Enlaces de Naturalenda