miércoles, 31 de diciembre de 2014

Jardín botánico de Akureyri

El jardín botánico de Akureyri es uno de los lugares que me marqué como claves en mi visita a Islandia. Al estar en el norte de la isla este jardín goza de estar en el grupo de los jardines botánicos más nórdicos del planeta. Está ahí ahí con el jardín botánico de Oulu (en Finlandia), pero es superado por el Jardín Botánico de Tromso (en Noruega), que ostenta el récord de latitud.

jardin botanico en islandia

En estas latitudes tan frias podemos pensar que será un jardín austero, con una flora pobre, más enfocada a resistir el frío que a adornarse con flores. Pero gracias al micro clima del que goza la ciudad de Akureyri nos sorprenderemos con su abundancia de vegetación.
En el jardín encontraremos una representación de todas las plantas que pueblan Islandia, y otras muchas importadas de otros jardines, adaptadas al clima. Un detalle interesante para los visitantes es que la entrada es completamente gratuita. Con gastar coronas y más coronas en gasolina para recorrer la "Ring Road" es suficiente.

entrada al jardin botanico de Akureyri

En los carteles que hay en las entradas se muestra la disposición del parque. Las explicaciones están en islandés, ingles y alemán. A parte del mapa se explica un poco como se creo el parque y sus principales atractivos. El mapa por si solo sin texto se entiende bastante bien. Abajo también viene el horario de apertura, o como se diría en islandés "opnunartímar", Este jardín solo se abre desde el 1 de Junio al 30 de Septiembre, por lo que si nos pasamos en otra fecha, aparte de la poca luz que tendremos nos lo encontraremos cerrado. La visita la podemos hacer de 9:00 a 18:00 de lunes a viernes , y hasta las 22:00 en fines de semana.

mapa del Lystigardur akureyrar

Un poquito de historia del jardín
Como reza en el cartel, este jardín botánico fue fundado en 1912 como sitio de adorno y recreo de los habitantes de Akureyri. Y aunque su creación es relativamente reciente, fue el primer parque de carácter publico que se creó en Islandia. En principio era gestionado por un grupo de amas de casa que formaban la "Park Society" o sociedad de parques. Pero en 1953 pasó a gestionarse directamente por la municipalidad de Akureyri y en 1957 se convirtió en jardín botánico. 

paseo

El jardín nació siendo pequeño, pero trás 3 ampliaciones a lo largo de su historia actualmente ocupa 3,6 hectáreas, unos 36.000 m². Estando a una altura de entre 40 a 50 metros sobre el nivel del mar, ya que se encuentra en un ligera pendiente que baja hacia la ría que delimita la ciudad.

invernaderos

Su función principal es el estudio de árboles, arbustos y diversas plantas de la región y las condiciones de resistencia al frío que poseen, así como a través del intercambio de semillas con otros jardines botánicos, estudian la introducción de nuevs especies. Se centran mucho en la adaptación de plantas de flor, por lo que podremos ver multitud de capuchinas, pensamientos, primulas, etc... Ya que si bien en Islandia apenas se ven flores llamativas en las zonas naturales, en las ciudades, muchas casas tienen flores en sus porches y ventanas.

flores en Islandia

Si nos fijamos bien en la flor de esta capuchina nos encontramos con una abeja. Aunque no sabría decir de que variedad se trata, ya que en Islandia parece ser que hay distintas variedades  de "apis mellifera". Y desde luego era más peluda y marrón que las abejas ibéricas.

abeja en Islandia

Hay una zona muy interesante dedicada en exclusiva a la flora Islandesa, en donde se pueden encontrar especies de todas las zonas de la isla. Y aunque en general no es una flora muy llamativa, es curioso encontrarse de repente con variedades de tomillos, como el thymus praecox, o fresas de bosque, que en Islandia se conocen por el nombre de "Jarðarber".

flora islandesa

No todo es investigar sobre las especies. El jardín está muy preparado para el ocio de los vecinos de la ciudad. Hay varias estanques y fuentes repartidos por el jardín, que medio se esconden entre los árboles, y a mi, particularmente está es la que más me gustó. Pero no hay que ilusionarse mucho con el carácter idílico de la foto, solo de pensar la temperatura del agua...

estanque en islandia

Dentro del jardín hay hasta un espacio de celebraciones, muy preparado para la típica boda de película. Quizás así sin nada no parezca muy llamativo, pero si con un poco de ayuda de nuestra imaginación añadimos sillas blancas, flores por doquier y una gran alfombra seguro que si que queda bonito.

mi gran boda islandesa

Aunque a mi me gusta más ver el espíritu islandés en los detalles de las composiciones de rocalla que podemos encontrar por casi todo el jardín. Que marcan mucho como es la naturaleza del país, con sus grandes columnas de basalto.

zona flora alpina

En este gran jardín de rocalla nos encontramos con una cuidada selección de plantas alpinas de Oceanía, provenientes en gran medida desde Nueva Zelanda. 

jardin alpino oceanico

Hay también bonitas fuentes echas con basalto, que con el agua resantan su color negro más si cabe.

fuente de basalto

Como colofón, en algunas partes de jardín se han dado el lujo de colocar floridas borduras inglesas, de las que entre tanta flor ya había muchas semillas al alcance del paseante. Pero ya rezaba en la puerta un cartel pidiendo que no se cogieran las semillas, asique pese a sentirme en la tentación de intentar conseguir una bonita planta islandesa me abstuve, ya que sabiendo que las usan para ir generando nuevas plantas para distribuirlas, ¿dónde iban a estar mejor?. Además, sería bastante difícil adaptarlas al calor que sufrimos en Madrid en verano.

bordura inglesa

Cuesta mucho resumir a un solo post un lugar como este. Ya que si nos vamos centrando en cada pequeño detalle habría para varias entradas. Por otra parte, es un lugar donde mucha gente seguramente no se plantee ni ir, ya que Islandia no es un lugar que se encuentre a la vuelta de la esquina. Pero a través de las fotos y los párrafos que he escrito espero haber transmitido cierta magia de este lugar. Que demuestra que la naturaleza puede ser bella hasta en los rincones más fríos del planeta.


Enlaces de Naturalenda