martes, 7 de noviembre de 2017

Hotel para insectos

Los hoteles para insectos son los lugares ideales para recuperar el equilibrio natural en parques y jardines de las ciudades.

hotel de insectos en oslo

Son refugios artificiales que ayudan a re-equilibrar en la medida de lo posible el equilibrio natural de insectos. Tener bichos alrededor no siempre es del agrado de todo el mundo, pero es algo normal en la naturaleza. 

Una casa, hotel, es simplemente un espacio donde los insectos se puedan refugiar para ayudar a recuperar ese equilibrio natural que se daría de manera normal en un bosque o en cualquier entorno natural equilibrado. Pero los hoteles para insectos no tienen porqué ser feos ni regirse por una forma funcional.

casa de insectos

Este hotel para insectos está en Oslo. Es una obra de Tom Hare, un artista que confecciona sus obras con ramas de sauce principalmente. El hotel simboliza 3 setas chantarela (Cantharellus cibarius), un tipo de seta muy común en el norte de Europa. Aunque en las fotografías parezcan pequeñas, la seta más grande tiene un diámetro de 3,6 metros.
En los tallos de la obra se encuentran unas aberturas para que los insectos beneficiosos se puedan establecer y equilibrar los jardines de alrededor. En el propio cartel del autor lo indica, no quiere que sea solo arte, quiere que tenga una finalidad. 


Un hotel para insectos beneficiosos no es la única de las medidas posibles, pero estas casas de insectos son un punto positivo para intentar revertir esa situación de desiertos de vida que a veces parecen los entornos humanos. Somos parte de la vida, y ayudando a favorecerla nos favorecemos también nosotros.


Para cerrar, es algo demostrado que el principal motivo de desequilibrio natural es el propio orden de los espacios humanos, que no deja lugar a muchas especies de animales para desarrollarse. Se da un casual que, si por ejemplo, se poda el césped hace que desaparezcan especies de insectos problemáticos como las garrapatas, pero también hace que muchas especies de insectos depredadores también desaparezcan del entorno. Lo que obliga a usar pesticidas contra los insectos problemáticos y continúe el problema. Ello provoca que otras especies molestas para los humano, que se hacen resistentes a los pesticidas se multipliquen sin problema. Pero el ser humano no es inmune a todos esos pesticidas, se enferma, coge alergias y enfermedades.
Así, hoy en día, dentro del reino animal, quien más muertes provoca entre los seres humanos son los mosquitos. Estos se hacen resistentes a los pesticidas, no tienen depredadores y encima transmiten enfermedades.

Quizás una pequeña obra de arte no sea la solución, pero sirve para algo mayor, que es concienciarse sobre cómo continuar relacionándonos con nuestro entorno.




Enlaces de Naturalenda