lunes, 4 de abril de 2016

La garganta de los infiernos

¿La garganta de los infiernos? Vaya nombre para poner de titulo, pero el post de hoy no tiene nada que ver con los infiernos. La garganta de los infiernos es una reserva natural que se encuentra al norte de  la provincia de Cáceres, en España.

la zona accesible de la garganta de los infiernos

Una reserva natural plagada de vida, con una gran diversidad tanto de flora cómo de fauna, donde se encuentran bosques tanto de ribera, caducifolios o serranos, como el piornal, tan común en la zona de la sierra de Gredos. 
La garganta de los infiernos debe su nombre a las descripciones de lugares que se hacían antaño, referentes a parecidos exotéricos, fáciles de entender. En este caso, no confundir con esotérico, que era a lo que atendían. Buscaban darle un significado fácil a algo difícil de comprender. 

las curiosas formaciones de piedra


En el caso de este espacio natural, la descripción atiende a la forma como se va cerrando el valle hasta confluir en las piedras de curiosas formas que acaban como en cazos rellenos de pequeñas piedras redondeadas. Y que encima según el brillo del sol hace que luzca en diferente color.

vista superior de la garganta de los infiernos

Luego, a partir de ahí surgían las historias: Cuentos y fabulas, que le daban al lugar un aspecto más mágico. Aquí, ni hablar que, llamándose "Garganta de los infiernos" seguramente evocaba a las más terribles historias de miedo para los viajeros. Algo que si mezclamos sus frondosos bosques, con el ruido del agua al fluir desde los arroyos y los cantos de animales tales como las ginetas, los gatos monteses y los de las diversas águilas que hay en el lugar ya tenemos el escenario perfecto.

el agua

Lo que no se puede negar es que es un paisaje el que se puede contemplar aquí, espectacular. Solo con el juego que van haciendo los arroyos entre las piedras ya nos podemos maravillar. Y después las vistas que hay nos deja escapar la mente y la imaginación fluye por si sola. En ocasiones el agua presentaba reflejos rojizos y en otras casi esmeralda.

arroyo entre piedras

Cabe comentar, que trás adentrarnos a lo más hondo de la garganta, los animales más peligrosos  y amenazantes que encontramos fueron cabras. Bueno, eso tras dejar detrás la zona más accesible de las gargantas. Ya que esas zonas estaban plagadas de peligrosos animales denominados comúnmente cómo: Domingueros. Cabe destacar, que en esta ocasión eran menos peligrosos que en otros espacios naturales, pues el espacio estaba bastante bien cuidado y la gente se encargaba de recoger todo antes de irse. Solo había pequeños problemas para cruzar los puentes en las zonas más concurridas. Las cabras estaban tranquilamente por el monte a lo suyo. Eso sí, no acercarse a las cabras, que tienen una costumbre extraña de saludarnos y lo mismo pues nos llevamos un amistoso cabezazo. Ya lo dice el lugar, ¡son las cabras de los infiernos!

cabras de los infiernos

Y aquí los domingueros, aiba, no, esa es la foto de mis acompañantes de viaje. Se supone que íbamos de senderistas, aunque todos parecemos muy domingueros en realidad. Eso si, nos hicimos los casi 14 km de la ruta circular.

los senderistas cacereños

Los domingueros no pasaban de la zona mas accesible a las gargantas, como ya dije antes. Estos son en realidad los domingueros. La gente que va a disfrutar de este entorno natural y se preparan la merienda en zonas agradables, pero sin realizar grandes esfuerzos. Es una manera muy positiva también de disfrutar la naturaleza, eso si, siempre que se quede todo bien limpio después.

las pozas de la garganta de los infiernos

¿Y tu que ruta te harías? ¿Subirías hasta lo más alto recorriendo la ruta ó por el contrario disfrutarías de la agradable estancia junto a la gran poza? Hay que contar que en el caso de ser dominguero en lugar de senderista no se puede ver el Jerte de este lado de la montaña.

cartel del Jerte
Enlaces de Naturalenda