martes, 14 de octubre de 2014

Huerto de la Quinta de los Molinos

El huerto de la Quinta de los Molinos es un huerto urbano comunitario que se encuentra en el barrio de Salvador, en el distrito de San Blás. En el corte entre las calles López de Aranda y Antioquia. Siendo los metros más cercanos para llegar Suanzes o Ciudad Lineal.

El huerto de la Quinta de los Molinos

Es un huerto chiquitito, de unos 400 m² o quizás un poco más, pero lleno de unos hortelanos con muchas ganas de aprovechar este espacio. Tuve ocasión de ir y conocerles con motivo de un taller de construcción de mobiliario con palets, que impartía Manu, hortelano de la red de huertos.

Es ahí cuando realmente se siente lo acogedores que pueden llegar a ser estos lugares. Es volver a un mundo mucho más sencillo, donde aunque no te conozcas de nada puedes intercambiar experiencias y en definitiva disfrutar de esta afición en común por los huertos urbanos. Y ya de paso aprender los sabios y útiles consejos que nos dio Manu para construir con 4 herramientas.

Las hortalizas y verduras

Entre las cosas que cultivan, como cuando pasé era ya final de temporada veraniega, pude encontrar los últimos frutos de las tomateras y pimenteros, algunos maizales que todavía estaban en floración y otros bancales preparándose para los cultivos de invierno.

Bancales

En este caso el deposito de agua está elevado y se va rellenando a base de idas y venidas de los vecinos para rellenar bidones que transportan con la carretilla. De nuevo se ve aquí un esfuerzo sobre natural en lo que a conseguir agua se refiere. Cuando el césped que está alado de la calle está tan verde a una iniciativa social no se le concede una toma de un agua que es de todos.

Deposito de agua

En los huertos es común ver espantapájaros para que desanimar a los animales voladores de andar buscando entre nuestras hortalizas algún fruto que zamparse creyendo que andamos por el jardín merodeando. Pero en este caso, con la psicología cultural establecida en nuestra sociedad acerca de las muñecas y su costumbre de atormentar a la gente seguro que más que a los pájaros asusta a los posibles intrusos humanos.

Muñeca espantapajaros

Aquí la niña espantapájaros asomándose por la izquierda. Como para encontrarse con ella en el huerto de noche. Si no os da miedo solo hace falta que veáis la última película sobre el genero: Anabelle. Y a ver si luego os acercáis a este huerto por la noche.

Anabelle en el huerto de la quinta de los molinos

El compostador está un poco oculto detrás de las grandes matas de calabazas que hay, que al haberles dejado tanto espacio para ellas han crecido todo lo que han querido. Es un poco rustico y tienen en mente mejorarlo un poco, pero le da un aspecto de villa de campo que queda interesante.

calabazas con compostador

En la zona más pegada a la calle han puesto un jardín permanente de crasulas y otras suculentas. Lo que me parece que está muy bien pensado, pues así el aspecto inmediato desde la calle puede ser este y no quizás algún bancal que se está cambiando en ese momento y solo se vea un trozo de tierra. Por otra parte así si algun perro decide usar la valla para marcar su territorio, no lo hace cerca de nada comestible.

zona de crasulas y suculentas

Y este es el huerto de la Quinta de los Molinos. Puedes dejar en los comentarios que te parece la idea que han tenido en este terreno abandonado a su suerte, que gracias al entusiasmo de los vecinos de la zona se ha convertido en un vergel y en un espacio de disfrute.
Enlaces de Naturalenda