domingo, 20 de julio de 2014

Guerra contra las hormigas

Llega la temporada de las hormigas, esa época en donde estos pequeños insectos salen a recolectar todo tipo de recursos para abastecer sus colonias. Normalmente en el jardín si las tenemos en un numero bajo  no dan ninguna clase de problemas, incluso pueden ser beneficiosas para el equilibrio natural de nuestro jardín. Pues realizan muchas labores de todo tipo, como mantener a otros insectos controlados, trasladar semillas y otras muchas que aún ni se conocen.

hormiga en arandano limpiando hojas

Así, en el jardín de casa las hormigas obreras se encargan de explorar todos los rincones de la casa para encontrar los recursos.Es un trabajo valorable y meritoso por su parte, pero llega un momento en el cual, en su búsqueda constante de nuevos recursos se crea un conflicto con otros habitantes de la casa. En este caso con nosotros mismos.

En este conflicto las hormigas empiezan a aparecer por todos sitios donde encuentren algo que puedan aprovechar y amplían sus fronteras, atreviéndose inclusive con nuestras plantas de interior para colocar sus granjas, este año por ejemplo se les ha ocurrido hasta cosechar en las orquídeas.

Hormigas en orquidea

Una vez crean este conflicto la respuesta debe ser contundente, ya que las hormigas suelen establecer patrones de comportamiento y aprender de los ataques recibidos. No debemos olvidar que las hormigas trabajan como un conjunto, por lo que si la información de los ataques llega al hormiguero pronto establecerán una defensa.

hormigas rastreando

Lo fácil
Existen numerosos productos en los centros comerciales que eliminan las hormigas de la casa con una efectividad considerable. Pero para nada considero su uso, ya que el desequilibrio que pueden producir muchos de ellos en el microecosistema existente en nuestro jardín puede ser peor que la existencia de una población elevada de hormigas. Por lo que aunque indiquen su procedencia ecológica o cosas así, no dejan de ser potentes venenos que pueden acabar con otros muchos insectos también. Asique lo que puede ser fácil en un principio puede convertirse a la larga en un problema mayor.

hormigas toman jugo azucarado

Búsqueda de depredadores naturales
Las hormigas en la naturaleza suelen tener muchos depredadores que disminuyen su población y mantienen un equilibrio. Pero en una casa de ciudad normal es difícil encontrarnos con los escarabajos, avispas parasitarias y arañas que suelen atacarlas. Ya ni contar con el famoso oso hormiguero, etc... Normalmente en una casa de ciudad están tan acostumbradas a no tener disputas ni depredadores que ni siquiera solemos encontrar hormigas soldado, aprovechando casi todo el potencial de las colonias para producir obreras.
El principal método que tengo para diezmar su población es la presencia de plantas carnívoras, donde anualmente caen gran cantidad de insectos, la gran mayoría moscas, y por estas fechas también suelen caen muchas hormigas. Pero este año los jarros de mis nepenthes están algo saturados y ya casi no atraen más hormigas.

hormigas en jarro de nepenthes

Establecer problemáticas
Una idea de ataque que se me ocurrió hace tiempo fue crear un conflicto entre las 3 especies que tengo contabilizas en casa. Ya que me acordé de un documental sobre la guerra entre hormigas de diferentes clases, asique mi primera baza de ataque fue buscar el enfrentamiento entre las 2 principales colonias para que entre ellas solas se debilitaran y así ellas mismas mantuvieran el equilibrio. Pero parece ser que tienen perfectamente establecidas sus zonas de influencia y rápidamente vuelven a ellas para mantener la armonía mutua. Una pena, quizás en algunos lugares valga esto.
Asique otra problemática que se les puede establecer es cerrar las entradas de los hormigueros para que tengan que  se desgasten en la reconstrucción. Las entradas de los hormigueros suelen ser fáciles de encontrar, solo hay que seguir al grupo de hormigas. Aunque suelen tener varias entradas, por lo que cada vez que cerremos una debemos ver el nuevo camino que siguen.

entrada hormiguero

Las trampas
Quizás es la manera más asociada a mantener un equilibrio razonable que podemos encontrar en esta guerra por el espacio de la casa. El uso de trampas nos asegura un gran numero de bajas en las filas de las hormigas sin mucho esfuerzo. Para hacer una trampa solo hemos de colocar algo dulce en alguna parte cerca de sus zonas de búsqueda. Enseguida irán apareciendo hormigas e irán avisando a otras hasta reunirse en ese punto una gran cantidad. Es hay cuando les hacemos el ataque directo. Por ejemplo una tarrina de helado olvidada en la terraza puede ser un lugar fácil para que un gran numero de hormigas se adentren dentro, teniendo luego solo que cerrarla y ya están atrapadas. Hay que acordarse de evitar que ninguna hormiga consiga volver al hormiguero para avisar al resto.

hormigas en helado

Esta guerra contra las hormigas no suele ser muy difícil de combatir, solo requiere de paciencia y algún método para capturarlas. Además se termina cuando hemos diezmado un poco la población. Siendo importante no acabar con su entera población, ya que aunque nos puedan causar algunas pequeñas molestias en casa también cumplen sus buenas funciones como indique más arriba. Ya que nuestro ataque hacia ellas es por un conflicto de intereses, no porque nos hagan daño alguno. Y por otro lado también conviene aprovechar para invertir un poco de tiempo en observarlas, ya que son unos seres muy interesantes.

Enlaces de Naturalenda