jueves, 15 de septiembre de 2016

Jardín botánico de Münster, capitulo 3

Continuando la aventura por el Jardín botánico de Münster. Hoy sigo con esa segunda parte: Los invernaderos. Para ver el otro invernadero tropical del jardín. Si acabas de llegar puedes leer aquí la primera parte: Jardín botánico de Münster, capitulo 1. 


El segundo invernadero tropical es pequeño, pero guarda en su interior algunas de las plantas más deseadas en muchos jardines botánicos.
Contemplar las victorias amazónicas en el centro del invernadero es muy emocionante. No sé, es una planta que siempre me ha parecido muy exótica. Debe ser influencia también de las típicas imágenes de gente sentada en sus hojas que veía en revistas de pequeño, que siempre me parecieron como: !Guau, una planta flotante que es capaz de soportar una persona encima!


Muy de cuento todo, pero es cierto, ver esas hojas de cerca es muy emocionante. Además que la estructura de sus hojas es muy curiosa: Son como escamas que van creciendo desde el centro de cada hoja. Pero bueno, mejor no me enrollo en demasía con las victorias amazónicas, que si no le tengo que dedicar un capitulo entero de la serie del jardín botánico solo a esta planta.
Así que a hablar del resto de cosas: Una cosa buena es que con la doble cristalera del invernadero la temperatura interior se mantiene idónea para cultivar y mantener diversas especies tropicales. Además la luz clara de estas latitudes hace que las plantas brillen más. No hay nada más que ver la foto para contemplar el brillo de las plantas.


En este invernadero tenían lufas, y justo en esta visita las lufas ya estaban perfectamente formadas. La de esponjas que se podrán preparar los jardineros del invernadero. Ya que las lufas son un tipo de calabacines que se usan como esponjas vegetales. Una alternativa más que podemos conseguir hoy en día entre nuestros productos de higiene.  Entre aficionados a la jardinería, las semillas de lufa son un bien cotizado hoy en día, pues quién quiera unas pocas ya sabe, se puede pasar en un momento por el jardín botánico de Münster y cogerse unas pocas.


Escondidas entre los árboles se podían ver muchas plantas, entre ellas algunas tillandsias, que parecía que habían salido por su cuenta. Muy bien puestas, la verdad. Que a veces aparecen plantas que como que al ser un lugar de exposición se tienen que poner y no pegan ni con la cola que las pongan ahí. Pero en este caso chapó.


Y este es el otro invernadero, y todavía queda un capitulo para el invernadero de cactus, que será publicado muy pronto.

Enlaces de Naturalenda