sábado, 21 de mayo de 2016

Multihuerto vecinal

A veces se pueden encontrar huertos urbanos en los lugares menos pensados. La mayoría no salen en guías ni en recomendaciones de google, ni siquiera cuando se busca adrede huerto urbano en tal sitio a donde vamos. 

multihuerto en Losser

Es quizás parte de su encanto, el que no sean sitios de referencia, para cuando nos los encontramos de improviso. Generalmente, suelo tener la suerte de continuar encontrando huertos urbanos allá por donde voy. Aunque muchas veces lo difícil es pillar a los hortelanos, para que cuenten un poco del huerto.
En este caso no me encontré, entre todos los huertos, a ninguno de los hortelanos. Por lo que no se muy bien como será el funcionamiento, aunque después de ir conociendo tantos huertos más o menos lo intuyo.

agua del pozo

Parece como un multihuerto que además de ser huerto representa como un punto de actividades variadas para los vecinos de la zona. Salvo que cada parcela está vallada y tiene una toma de agua, ya cada uno es diferente. Y para que este no sea el típico post enseñando un huerto, me voy a centrar en todas las curiosidades que encontré aquí. Que son varias y pueden ser buenas ideas para aplicar en otros huertos urbanos. Para empezar, una buena idea para sentarse a la bartola mientras nos da el aire de huerto. ¿No dan ganas de sentarse?

un banco para descansar

Aquí en los Países Bajos no suelen tener problemas con tener gallinas en áreas urbanas, así que incluso en uno de los huertos tenían un gallinero. Lo que le da al conjunto de huertos un toque más natural, más de campo, con los sonidos que aportan y su movimiento. Las gallinas además campan a sus anchas por su huerto, aunque con poca cosa que comer en este caso, que lo tenían lleno de tierra.

las gallinas

¿Y quién dice que si se tiene un huerto hay que tener verduras y hortalizas? Pues si en el huerto a uno le apetece hacerse un bancal de arbolitos de boj y entretenerse cortándolos, pues también vale. Pues en sí, estos huertos son, en la mayoría de los casos, una actividad lúdica.  A la que se va a ver cómo se encuentran los tomates pues a entretenerse dando forma a los arbustos.

boj en el huerto

Para acabar con cosas curiosas, el sueño de todo niño: una casita del árbol. En este caso es en el huerto, y ha quedado como una especie de fusión entre casita del árbol y mirador, pero seguro que los más pequeños de la casa disfrutan yendo corriendo y metiéndose ahí.

casita del huerto

Y aún no he contado ni donde está, ni cómo lo encontré. Iba de camino en la bici por la ciudad de Losser, en Países Bajos (cómo no últimamente, que además se debe decir Países Bajos y no Holanda) y llegué a un lugar donde al fondo de la calle se vislumbraba algo que parecía un huerto vecinal, así que me acerque a verlo. Cuando, cuál no fue mi sorpresa que al llegar me encontré con un lugar plagado de huertos. Aunque no de hortelanos, pero bueno, igualmente fui cotilleando todo lo que había.


Enlaces de Naturalenda