lunes, 21 de marzo de 2016

De vuelta al jardín maravillas

De vuelta en Madrid he aprovechado para pasar por el jardín Maravillas. El huerto que ha sido mi huerto, el lugar donde he pasado tan buenos momentos y he aprendido tantas nuevas experiencias.

grafitti del solar Antonio Grilo

Un huerto en el actualmente, debido a la distancia, solo participo de manera puntual. Dando ideas de vez en cuando vía Internet. Que gracias a su carácter colectivo, continua creciendo día a día gracias a otros muchos participantes, que con sus pequeñas o grandes aportaciones lo hacen crecer.
Es una alegría volver a pasar entre sus bancales y comprobar que todo continua mejorando. Que aquellos bancales que tanto esfuerzo costó ganar a los escombros ahora lucen en su interior largas habas y acelgas. Cómo la naturaleza más salvaje sigue guerreando en los bordes de estos bancales para conquistar las zonas donde estas hierbas no son cortadas para evitar que roben luz a las delicadas hortalizas. Unas delicadas hortalizas que cada vez se sienten más adaptadas y crecen mejor y más grande cada vez, pues al final van dejando semillas año tras año y se van familiarizando a las condiciones del lugar.

el jardin maravillas

El huerto también va ganando popularidad no solo en lo que al asentamiento de plantas se refiere. Su carácter familiar y abierto al aprendizaje colectivo lo han convertido en un lugar de visita en las rutas turísticas del centro de Madrid. Algunas de estas rutas turísticas huyen del clásico Madrid castizo para mostrar el Madrid más alternativo. Ese Madrid donde la idea de buscar un mundo más ecológico y unido a la naturaleza se plasma en el conjunto de actividades que se desarrollan en el espacio.

las siemprevivas

Cuando la gente va paseando por el huerto va admirando la gran variedad de plantas que se pueden encontrar en un pequeño espacio como este. En mi caso, pasar y comprobar todo lo que han crecido las siemprevivas en este tiempo es un orgullo. Ya que cuando llegué al huerto por primera vez se encontraban en un pequeño tiesto que había aparecido en el huerto. En mi transcurso dentro del huerto aparecieron otras muchas plantas, donadas por vecinos y vecinas de Madrid que o bien les buscaban un espacio mejor en donde estar, se iban a mudar u otras muchas historias que cada planta, si tuviera voz, podría contar.

el maltrecho compostador

El huerto crece, la participación colectiva lo mantiene vivo y en constante transformación. Las cosas materiales se van deteriorando, pero se arreglan o se transforman. El compostador, tan reluciente en sus comienzos, tuvo que ser arreglado para poder continuar efectuando su cometido. Diseños, proyectos e ideas que hacen pasar grandes momentos. Algunas ideas salen bien, otras se estropean y otros incluso ni se llevan a cabo; pero toda esa participación grupal consigue el crecimiento constante de un proyecto como es el del "Jardín Maravillas". Un jardín que hoy en día incluso de ha convertido en uno de los diferentes espacios que componen el solar autogestionado Antonio Grilo. ¿Quién podría pensar que un triste solar abandonado del centro de Madrid podría servir para tantas cosas? Espero seguir volviendo y contemplando como sigue creciendo esta criatura viva.




Enlaces de Naturalenda