jueves, 27 de febrero de 2014

Cultivando rúcula

La rúcula es una de las plantas a cultivar más agradecidas y con mayor rendimiento para los principiantes. En un mínimo espacio se puede conseguir una gran cosecha de hojas durante prácticamente todo el año.
Una vez haya crecido un poco podremos empezar a cortar hojas y utilizarlas en un montón de preparaciones: Desde una ensalada hasta sándwich de queso y rúcula. Con su fuerte sabor con matices entre agrios e incluso un poco picantes, resulta muy buena combinación con otros alimentos más neutros.

hojas de rucula

En si, lo más importante esque tenga humedad. Ya que cuando la tierra está seca se puede secar con facilidad, aunque la parte buena esque nos avisa primero. Si vemos por ejemplo que en un día caluroso nuestras plantas van a necesitar más agua ya se encargan ellas mismas de comunicarlo. Veremos que las hojas están caídas y blandas, cosa que podremos solucionar regándolas en cuanto ya no las dé el sol. Y si queda mucho para que les deje de dar el sol será mejor que las pongamos a la sombra y cuando pase un rato regarlas. Así, nos aseguramos, por un lado, que no se cuezan con el agua repentina y el calor, y por el otro, que si mojamos alguna hoja no se haga efecto lupa y se queme. Pues como las queremos para comer, cuidaremos sus hojas lo más que podamos.

ruculas mezcladas con otros cultivos

La plantación de la rúcula se hace desde semillas, ya que es la forma más fácil de que crezcan bien. Así nos ahorramos el periodo de adaptación de las plantas que vienen en plantón, y nos aseguramos que no hayan sido tratadas con ningún producto. La primera vez que plantemos tendremos que conseguir semillas, pero para las siguientes la planta nos proveerá continuamente de vainas repletas de semillas para plantar una y otra vez.

brotes de rucula

Cuando hace mucho frío tendremos mejores resultados si tapamos con un plástico la zona de cultivo. Es una planta resistente, pero si las podemos proteger de heladas nos aguantará mucho mejor. Ya que además con el frío se endurecen más las hojas y luego su sabor es algo más agrio.

rucula en invierno

En verano, llega la floración y la mayoría de plantas se van secando por el calor. Lo mejor es dejar que nuestras plantas florezcan y así asegurarnos una buena cantidad de semillas para volver a plantar. E incluso, esas semillas podemos dejarlas que se caigan de nuevo ellas solas en la maceta y así se conviertan en medio silvestres. Lo único que de este modo puede invadir otras macetas, si sabemos distinguirlas de otras plantas para cuando queramos comérnoslas no habrá ningún problema.

flor de rucula

Si queremos seguir comiendo hojas cuando hace calor lo mejor es poner la maceta en un lugar que no les de mucho calor. Así se retarda un poco la floración, o también podemos ir cortando los brotes florales cuando vayan saliendo, para que la planta se concentre solo en la parte vegetativa. Aunque así nos quedaremos sin las semillas. 
Mucha gente lo que hace es ir cultivando las plantas alternando plantaciones por meses. Asi cada mes o así por ejemplo ponen un cultivo nuevo, y se aseguran de tener brotes jovenes durante todo el año.

Enlaces de Naturalenda