miércoles, 18 de diciembre de 2013

Arbolado urbano

Siempre me ha llamado la atención el efecto que tienen los árboles en la mayoría de calles de la ciudad. La mayoría de zonas donde hay árboles sanos y bien colocados, estos le dan mucha vistosidad y vida a ese entorno que los rodea. En cambio, cuando paseamos por algún lugar donde no hay ningún árbol, aunque haya alguna planta, tengo una sensación de falta de vida y le veo un aspecto desangelado. Así mismo me pasa cuando veo los árboles colocados de mala manera, que le dan un aspecto a la zona muy artificial. Es por eso, que siempre le he visto una cierta importancia a la colocación de los arboles en las calles.

linea de árboles por la calle

Me he acordado además, de que hace años descubrí que hay gente que estudia sobre su correcta colocación y los beneficios que dan a los edificios cercanos. Concretamente fue viendo un programa de televisión española llamado "Emprendedores e innovación". En el capitulo 6 de este programa sale una ingeniera de montes llamada Elena Aguarón que trabaja en el Centro de investigación de arbolado urbano, del servicio Forestal de Estados Unidos, en Davis, California.
Durante su entrevista explica el funcionamiento de la calculadora de carbono y energía. Es una hoja de calculo que permite calcular la cantidad de carbono que es capaz de tomar un árbol en el periodo de un año y a lo largo de la vida del árbol. Además evalúa la energía que ahorra un árbol respecto de un edificio cercano. Para medir la cantidad de carbono que toma el árbol se mide el diámetro de los arboles a la altura del pecho, y se introduce el valor en la calculadora, junto con el nombre de la especie a la que pertenece y la zona donde se encuentra. Si es para saber el ahorro energético que da al edificio cercano se mide además la distancia respecto al edificio, la orientación que tiene y el año de construcción de la casa. El calculo sirve además de para ver el ahorro energético que proporciona cada árbol a su edificio cercano también para saber donde seria más eficiente colocar el árbol para tener mayor ahorro energético.
El programa lo podéis ver pinchando en el siguiente enlace: Emprendedores innovadores capitulo 6, y esta parte empieza a partir del minuto 14:20.

emprendedores e innovadores

Este estudio, en lo referente al ahorro energético se basa en los beneficios de los árboles cercanos a los edificios. Ya que estos sirven como barreras contra el viento y los rayos de sol. Además regulan la temperatura a través de su transpiración. Es una manera de aislamiento pasivo de los edificios. Al igual que cubiertas y fachadas vegetales, con su masa de hojas forma una barrera que protege al edificio. Solo que en este caso no forma parte del mismo.
Existen también estudios donde el tipo de árbol interfiere de tal modo con el edificio que se usan como parte integrante de él, como si formara parte de su construcción. Como por ejemplo en los proyectos en los que se colocan árboles de hoja caduca en la cara de más incidencia solar. Con esta colocación, en verano se tapa la luz del sol, pero en invierno la deja pasar para así aprovechar todas las condiciones ventajosas del sol. Y la gente que vive en esos edificios, incluso sin a veces darse cuenta de este efecto, lo disfrutan gracias a una buena planificación de arbolado. Que simplemente ha partido de una buena idea o colaboración entre los constructores del edificio y los técnicos municipales.

el arbolado urbano del paseo del prado

Importancia de los árboles en las ciudades
Además de los beneficios como protectores de los edificios cercanos que acabó de exponer, los árboles también contribuyen en buena medida a limpiar el aire de la ciudad y hacerla así un lugar más sano para vivir. No solo limpian el aire de dioxido de carbono, sino que absorven también otros gases nocivos del medio.
El nivel de dióxido de carbono y otros gases que absorben suele variar según la edad de los arboles. Mientras que un árbol joven coge gran cantidad de dióxido de carbono y otros gases del medio ambiente, los más mayores crecen más lentamente y apenas recogen dióxido de carbono. Esto significa, que aunque tengamos muchos árboles en una ciudad debemos siempre disponer de árboles jóvenes para limpiar más el aire. Lo que no significa que los árboles más antiguos no valgan y se tengan que talar, ya que estos proporcionan otras muchas ventajas que los jóvenes no pueden proporcionar. Entre estas ventajas que dan los árboles más antiguos, y por tanto más grandes, está la de dar cobijo a aves e insectos, proteger zonas de las inclemencias ambientales o un retrato vivo de la historia de una ciudad. 
Por otro lado la variedad de especies que podamos tener es otro factor importante para crear un equilibrio lo más natural posible. Cuantos más árboles variados tengamos limpiaran mejor el aire, atraerán diferentes tipos de fauna y crearán, en la medida que la ciudad lo permita, un pequeño ecosistema.

Que factores pueden afectar a la colocación de los árboles
Hay un sinfín de factores que los especialistas en arbolado urbano deben tener en cuenta. Dado que en la mayoría de las veces se tienen que adaptar al trazado urbano creado, a la altura de los edificios, la anchura de la calle, el espacio dado a cada árbol y el presupuesto disponible. Y dentro de esos parámetros tienen que encontrar los árboles que se puedan adaptar a esas condiciones. Con condiciones como las que puede crear el árbol con el entorno: Crecimiento de sus raíces, altura que puede llegar ha alcanzar, enfermedades que sufran, etc...
Otro factor puede ser el cuidado de los árboles jóvenes, ya que en plena ciudad uno de los principales problemas que tienen son que a menudo se parten por diversas situaciones: Golpes de todo tipo, como de coches que aparcan, fuertes vientos en zonas expuestas, etc... Por eso es muy común ver los árboles más débiles recubiertos de una protección.
En definitiva, los arboles urbanos atienden en su colocación a múltiples factores. Partiendo de la base de que posiblemente los árboles plantados en cada lugar vayan a vivir más que nosotros, nuestros hijos e incluso nietos esta colocación es un factor muy importante.

arboles que acompañan a las vias de circulación

Los árboles centenarios
En muchas ciudades viven arboles centenarios que han pasado siglos y siglos acompañando a cada ciudad. Por la propia definición estos árboles han vivido más de cien años al abrigo del devenir urbano. Han visto y sufrido de primera mano todos los cambios de este último siglo. En algunas ciudades se pueden incluso encontrar árboles milenarios, lo que significa que seguramente algunos lleven allí incluso más años que la propia cuidad que los acoge.

Los árboles singulares
Estos, no se encuentran siempre dentro de la categoría de árboles centenarios de la ciudad. Sino que guardan alguna particularidad que les da un atractivo particular. Entre las características que deben tener para ser singulares se encuentran: el tamaño, la forma, la propia edad, por ser protagonistas de mitos o tradiciones, o el valor cultural. Aunque casi siempre los que cumplen estos requisitos suelen ser los más longevos. Cada ciudad tiene sus propios árboles singulares que son parte viva del atractivo cultural que pueda tener la ciudad.

cedros del museo del prado

Espero que os haya gustado esta breve charla sobre el arbolado urbano. Que no deja de ser una parte de la naturaleza en casa, siendo la casa la urbe. Ya sabéis que podéis dejar un comentario si queréis pinchando justo aquí debajo.
Enlaces de Naturalenda