sábado, 26 de octubre de 2013

Cultivando piñas

Las piñas son unas plantas originarias de América del Sur, pertenecientes al genero ananas, dentro de la familia de las bromeliaceae. A esta familia pertenecen también plantas decorativas muy conocidas como: las bromelias, las guzmanias o las tillandsias. Además dentro de la propio genero de las ananas existen varias especies, siendo la piña común conocida por: Ananas comosus.

Fruto de piña

Su cultivo es sencillo. Ya que solo es necesario coger la corona superior de hojas y plantarlo. Estas hojas acompañan siempre al fruto porque sino el fruto no aguantaría mucho tiempo fresco en los comercios. La unica precaución que debemos tomar es mirar que en el centro de la corona todas las hojas estén bien verdes, ya que si ese núcleo está muerto la planta no germinará.

nucleo de la piña

Los pasos que hay que seguir son sencillos, en primer lugar elegir una buena piña en el comercio donde la compremos. Cuando lleguemos a casa debemos cortar la parte superior con cuidado de no lastimar las hojas, por tanto cortaremos un poco más abajo de donde se inicia la corona de hojas.

piña cortada

Una vez separado el brote de la fruta procedemos a retirar con cuidado los bordes que hemos dejado en el primer corte, afinando más para dejar el mínimo resto de parte amarilla posible, ya que esa parte puede provocar la pudrición de la planta al sembrarla.

cortando restos de la piña

Una vez limpio quitamos con la mano las hojas inferiores y veremos según las quitamos como se van descubriendo algunas diminutas raíces. Hay veces que las raíces están más desarrolladas y otras son meros bultitos diminutos, esto depende del estado de maduración de la piña.

las raices de la piña empiezan a asomar

Una vez preparada la colocamos en un vaso (preferiblemente que no sea transparente) con un poco de agua al fondo y ya está lista para empezar a desarrollar las raíces. Que el vaso sea opaco es para evitar por una parte que el agua se pueda llenar fácilmente de vida, y por otra parte que las raíces se desarrollen mejor por la oscuridad. También es importante que el agua del vaso no toque directamente la corona, es mejor que la planta sienta la humedad inferior y busque el agua con las raíces a que un contacto directo pueda pudrir la corona.

piña en vaso con agua

El agua del vaso se debe cambiar cada cierto tiempo para que no se convierta en un agua muy estancada y pueda volverse un caldo maloliente que estropee la planta. Aunque también puede pasar que cuando miremos el vaso ya no haya agua por que la planta la ha absorbido o se ha evaporado. Asique conviene hacerlo por esos 2 factores para asegurarnos el buen desarrollo inicial de la planta.

Cuando pasan unas semanas y al sacar la planta del vaso vemos que desarrolla unas buen número de raíces quiere decir que hemos conseguido nuestro objetivo. La planta ya es oficialmente una planta como tal. Y podemos optar por dejar que viva en el vaso con agua o trasplantarla a una maceta con tierra. Si optamos por una maceta con tierra es mejor coger macetas altas y poco anchas, ya que suele desarrollar las raíces hacia abajo y así le será más fácil a la planta. Si por el contrario optamos por el vaso con agua pues los cuidados seguirán siendo los mismos que hacíamos de primeras. 

raices de la piña

Cuando transcurren los meses la piña va creciendo y sacando unas hojas muy grandes. Esta piña de la foto inferior lleva un año en un vaso con agua y ha cogido este tamaño. Seguramente si hubiera estado en tierra con un buen abono hubiera cogido un tamaño aún más grande y se estuviera planteando quizás desarrollar piñas. Aunque esperar a que desarrollen piñas requiere de mucha paciencia por nuestra parte, ya que requiere de mucho tiempo.

piña grande en vaso con agua

Una vez le hayan crecido mucho las hojas también debemos tener en cuenta tenerla bien colocada, ya que sino al mínimo toque quizás se nos pueda caer al suelo. Por que tal y como se aprecia en la foto es una planta bastante propensa a las caídas, además de tener unas hojas bastante duras que lo facilitan.

Y esto es todo lo necesario para cultivar una piña en casa. Si tienes alguna duda o quieres dejar alguna aportación puedes dejar un comentario justo aquí debajo. Y si te gustó puedes suscribirte para estar al día de las nuevas publicaciones.

Enlaces de Naturalenda