miércoles, 20 de julio de 2016

Un parque en Kampen

Paseando por Kampen, una ciudad ubicada por la zona centro de los Países Bajos, me encontré con uno de esos espacios de completa paz que en cualquier ciudad debería existir.

parque en Kampen

Uno de esos pequeños espacios, dentro de las ciudades, que las vuelven menos oscuras y ofrecen calma y placer a sus habitantes. Y además en Kampen, que es sinónimo de acampen. Que con parques así el nombre le viene que ni pintado.

Kampen es una de las ciudades de los Países Bajos que mejor ha conservado su centro histórico. En ese centro histórico conservado están las puertas de la ciudad, esta es Cellebroederspoort, y el parque es lo que eran lo alrededores de la muralla; es ese espacio sobre el que hablo de calma. Un espacio acogedor que en su pequeño recorrido ofrece muchos atractivos a sus transeúntes.

la Cellebroederspoort

El atractivo de este parque es esa simplicidad, solo es necesario un pequeño canal de agua y sus alrededores para conseguir ese lugar especial de la ciudad. Un corto trecho de vegetación al lado de un canal limpio hace que la naturaleza resurja por todos sus rincones.

patos debajo del sauce lloron

Y cómo no, Kampen está en los Países Bajos, así que la escena de gente sentada en el césped con sus bicicletas aparcadas al lado es un clásico por estos lares. En este país cuando da el sol también uno se quema, por lo que estar cerca de la sombra de un sauce llorón es una buena idea para no quemarse. Los patos se lo saben bien. Aunque en este país cuando la gente ve un poco de sol sale corriendo a sentarse al primer trozo de césped que encuentra. Luego pasa lo que pasa, que algunos acaban rojos, pero eso ya es otra historia.

bicis, cesped y pesca

Y para terminar el recorrido del parque nos quedamos con la estatua curiosa que todo parque suele tener. Por aquí se debió pasear también el flautista de Hamelín, pues hay una estatua dedicada a él justo delante de la puerta de entrada. Aquí es más conocido como "The Pied Piper", un nombre mucho más curioso que el de flautista de Hamelín, pues significa algo así como: El flautista de colores. Ese que iba por las ciudades de Europa acabando con las plagas de ratones.

el flautista de Hamelin

Aunque lo único malo de este parque es el tiempo general del país, pues solo se puede disfrutar pocos días al año, pues cunado no hace frío llueve, y sino hace viento y así.
Enlaces de Naturalenda