miércoles, 22 de junio de 2016

Reproducción de la planta cola

Reproducir una planta arbustiva como la planta cola es sencillo. Solo hay que limpiar bien la base de hojas y hacer unas pequeñas incisiones para que empiece a desarrollar nuevas raíces.

la planta cola

Pero antes de continuar leyendo: Si no sabes que es la planta cola, aquí una introducción: Conociendo la planta cola.

Después de conocer la planta en un mercadillo de Utrecht se me habían quedado ganas de conseguir algún esqueje. En el mercadillo de plantas de Utrecht vendían la cola kruid, pero estaba recién llegado a los Países Bajos y además iba a hacer turismo por la ciudad, por lo que decidí que más adelante si la veía de nuevo probaría a cultivarla. Aunque cuando volví semanas después ya no tenían estas plantas. Por lo que me hizo mucha ilusión encontrarme con un arbusto de planta cola tiempo despues cuando estaba cotilleando un huerto urbano en un pueblo cercano a Amsterdam.

esquejes de planta cola

Para no variar sanas costumbre que tengo, pues cogí una rama del arbusto para intentar sacar nuevas plantitas. Normalmente no se suele ir por el mundo con el kit de mangui plantas, por lo que la improvisación es un tema importante. Para coger esquejes por el mundo hay que adaptarse a los elementos que tenemos a nuestro alrededor. Aquí, justo coincidió que había cerca una papelera con bolsas para cacas de perro, por lo que cogí una y con un poco de papel higiénico que suelo llevar encima, por si estornudo o cualquier cosa, las envolví y con la botella de agua que también llevaba lo empape y guarde en mi mochila dentro de la bolsa.

corte de la corteza

Para sacar los esquejes recurrí a la vermiculita, pues es lo que tenía en ese momento, pues había en una tienda cercana de casa y ya lo había comprado para usarlo de complemento para otras plantas. Aunque en arena de río normal y corriente serviría perfectamente también. La idea consiste en limpiar bien la zona que vamos a enterrar y retirar la corteza mediante limpios cortes en la zona de los nudos, de modo que sea más fácil que la planta desarrolle sus raíces. La corteza es relativamente fina normalmente, por lo que vale más cortar de menos en principio para ir quitando la parte marrón de modo que la parte blanca que va justo después quede visible. En este caso las puse en un pequeño bote de plástico transparente que tenía por la habitación.

los esquejes desamayados

Si vemos la foto anterior y la que viene ahora después nos damos cuenta de que las plantas son muy agradecidas. Nos demuestran su enorme adaptabilidad a las condiciones desfavorables. Estos esquejes los cogí por la mañana en el huerto urbano que encontré. Serían como las 10 de la mañana cuando tome prestada la rama del arbusto, y no fue hasta casi las 10 de la noche cuando ya al llegar a casa hice el proceso de colocarlas en el bote.

la planta cola al dia siguiente

Al despertar a la mañana siguiente, las desmayadas plantas se habían espabilado y lucían fuertes nuevamente cómo cuando las cogí en el arbusto.
Y así lo conseguí, luego cosas de los cuidados necesarios, viaje y después de conseguir desarrollarlas se me secaron ya cuando tenían raíz y todo, todo por una ola de calor que las dejo secas. Por lo que se debe de tener cuidado con los esquejes que hagamos  de que no se seque nada el sustrato.


Enlaces de Naturalenda