martes, 12 de marzo de 2013

Reproducir esquejes en arena

Este método lo uso para sacar esquejes de plantas de tallos leñosos. Es un método rápido y efectivo con el que puedo sacar gran cantidad de esquejes en un espacio minúsculo. En este caso he sacado esquejes de brotes jóvenes de romero, pero puede hacerse también para otras plantas de tallo leñoso como rosales por ejemplo.

esquejes en arena

Para comenzar suelo buscar un recipiente que no sea muy alto pero si ancho. Me suelo valer de los tupper blancos que usan en los restaurantes para llevar la comida, ya que me parece muy cómodo y cumple los requisitos. Lo importante es eso, que no sea muy alto pero si que sea ancho, ya que tampoco vamos a usar brotes muy largos y que fuera muy alto pues no serviría más que para acumular mucha arena. 
La arena que uso es la de río normal, la arena de obra de canto redondeado suele valer. Si no disponemos de arena podemos utilizar otros sustratos minerales como por ejemplo vermiculita, que en ciertos casos funciona incluso hasta mejor. Aunque salvo en estos casos lo normal esque haga el mismo efecto, siendo la arena de río más barata y fácil de conseguir. Luego la dejo que este humedecida.

Para empezar a realizar nuestros esquejes necesitamos limpiar la parte inferior de las ramitas que hayamos cogido, para solo meter después el tallo en la tierra. Estos esquejes los debemos hacer cortando casi pegado a un nudo y aplastar un poco esa parte. De esta manera forzaremos a ese nudo a formar raíces mejor, ya que al aplastarlo dejamos mayor superficie en contacto con la arena. Esto se debe a que las plantas leñosas poseen más cantidad de células embrionarias en los nudos. Si no lo hacemos así, la parte del corte se pudrirá hasta la distancia del primer nudo. Algo así como que la planta se deshace de esa parte, lo que puede originar algún pequeño problema de pudrición en esa parte que puede hacer que el tallo se estropee o sino que tardará más tiempo en emitir raíces.

los esquejes ya preparados

Si tenemos prisa podemos usar algún método para acelerar el proceso, como quitar con una cuchilla parte de la corteza exterior o usar hormonas de enraizamiento. Si no tenemos esas cosas el proceso es algo más lento simplemente, quizás por ello tengamos quizás menos tasa de éxito y salga un número menor de esquejes enraizados, pero tampoco hemos de preocuparnos en exceso.

corte lateral con bisturi del esqueje podemos usar hormonas de enraizamiento

Cuando vamos teniendo los esquejes preparados los vamos clavando en la arena de modo que penetren por lo menos 2 nudos, el nudo de corte y otro. Y con que queden 2 nudos al exterior sería suficiente. La arena la dejamos en principio un poco encharcada para que los tallos se coloquen bien. Luego cuando acabemos ya le quitaremos el exceso de agua volteando un poco el recipiente sobre alguna jardinera.

metemos cada uno de los esquejes en la arena humeda

La duración del proceso varía dependiendo del tiempo que tengamos y lo jóvenes que sean nuestros tallos recogidos. Para los míos que los puse como a mediados de febrero de brotes más o menos jóvenes el proceso a debido durar como unos 20 días, haciendo algo de fresco todavía. Una vez los tengamos enraizados podemos plantarlos directamente en el lugar que les tengamos asignado o pasarlo a semilleros individuales si queremos que pase un poco de tiempo. No es recomendable que una vez que empiecen a echar raíces dejarlos todos juntos, ya que luego las raíces se empiezan a entrelazar y es un problema el desenredarlos.

esqueje de romero ya formado

Si nos fijamos un poco en la arena quizás podamos ver en alguno de los tallos alguna raíz saliente. Ya que si dejamos algún nudo justo a la altura de la arena es probable que de ahí también salgan raíces. Si no vemos ninguna y queremos mirar solo tenemos que coger algún tallo y sacarlo con cuidado moviendolo de manera que agrandemos el hueco antes de sacarlo, luego comprobamos y si aún no tiene raíces lo volvemos a meter dentro sin problema.

esqueje de romero con raices

Un vasito de yogurt con un poco de tierra con fibra de coco vale para colocar cada esqueje. Conviene hacerle unos pequeños agujeros debajo para que no se acumule el agua en el fondo al regarlo. Seguramente cuando vayamos a colocarlo a su posición final al retirar el plástico nos encontremos con una maraña de raíces.

esqueje de romero en semillero de yogurt


Enlaces de Naturalenda